La Mentira Madrid

Salsa bechamel suave y cremosa: Cómo hacerla paso a paso

ingredientes par hacer salsa bechamel puestos en una mesa

sumario

Esa salsa espesa, suave y cremosa que acompaña platos clásicos como la lasaña o los canelones se llama bechamel. Si te preguntas cómo hacerla en casa, has llegado al lugar indicado. A continuación, se revelarán todos sus secretos e ingredientes para prepararla con éxito.

Entendiendo la base de la bechamel

La bechamel es una salsa francesa cuyo origen se remonta al siglo XVII. Se considera una de las principales salsas madre en la cocina occidental, ya que sirve de extensión para muchas otras preparaciones culinarias. Preparar una excelente bechamel no tiene por qué ser un misterio; siguiendo unos pasos básicos de receta podrás lograr esa consistencia fina y gustosa asociada a este plato.

Los ingredientes clave

Son solo tres los elementos fundamentales requeridos para hacer bechamel: mantequilla, harina y leche. Los ingredientes adicionales como sal, pimienta y nuez moscada son opcionales, pero recomendados para realzar su sabor.

Las proporciones adecuadas

Un aspecto importante al momento de hacer bechamel es conocer las proporciones adecuadas entre sus ingredientes fundamentales. Generalmente, se utiliza la misma cantidad de mantequilla y harina, mientras que la cantidad de leche varía en función de cuánto de espesa se desee la salsa.

Por ejemplo, si se quieren obtener dos tazas de bechamel, las proporciones serían: 2 cucharadas de mantequilla, 2 cucharadas de harina y 2 tazas de leche.

El proceso paso a paso para hacer bechamel

A continuación, te presentamos el procedimiento completo para que pongas manos a la obra y prepares en casa una deliciosa salsa bechamel:

  1. Tener todos los ingredientes a la mano. Antes de comenzar con la preparación, asegúrate de tener todos los ingredientes de la receta y utensilios que necesitarás. Elaborar salsas requiere un poco de atención al detalle y rapidez en los procesos, por lo que tener todo cerca te ayudará a evitar errores e improvisaciones innecesarias.
  2. Derretir la mantequilla. En una cacerola a fuego medio-bajo, cocina la mantequilla hasta que esté completamente derretida y haya alcanzado un tono dorado. Evita que la grasa llegue a quemarse puesto que dará un sabor amargo a toda la salsa.
  3. Confeccionar la roux. Añade a la cacerola la harina, removiendo constantemente con una cuchara de madera o batidor de globo clásico, de modo que la mezcla tenga una consistencia suave y sin grumos. Esta amalgama de mantequilla y harina se denomina roux, y es la base espesante de nuestra bechamel.
  4. Cocinar la roux. Continúa cocinando esta mezcla a fuego medio-bajo durante 1-2 minutos para eliminar el sabor crudo de la harina. Ten cuidado de no dejar que se forme una capa gruesa en el fondo de la cazuela o permitir que adquiera un color oscuro, ya que una salsa bechamel debe tener una textura ligera y apariencia pálida.
  5. Agregar la leche gradualmente. Asegúrate de que la leche esté a temperatura ambiente antes de agregarla poco a poco al roux sin dejar de revolver. El proceso debe ser pausado pero constante, lo que evita la formación de grumos y mejora enormemente la suavidad del resultado final. La cantidad de leche añadida determinará la densidad de la bechamel; si prefieres una salsa más líquida, puedes incorporar mayor proporción de leche.
  6. Remover hasta alcanzar la textura deseada. Cocina la bechamel durante 4-6 minutos removiendo constantemente hasta que alcance la consistencia deseada. En ese momento puedes añadir los ingredientes adicionales como sal, pimienta y nuez moscada (si se desea).

Presta atención a estos consejos útiles

  • Utilizar leche entera en lugar de descremada mejorará la cremosidad de tu bechamel.
  • Evitar que la leche llegue a hervir. Las borbotones podrán provocar la aparición de grumos o pelotitas en la salsa.
  • Si tienes temor a los grumos durante el proceso, puedes colar la bechamel una vez terminada, obteniendo así una versión más sedosa y lisa.
  • Experimenta con otras especias y sabores para darle tu sello personal.

Bechamel lista: ¡asegura un plato delicioso!

Una buena bechamel suma puntos a cualquier elaboración culinaria. Adquiere conciencia de todas las etapas e integra estos trucos para garantizar una experiencia gastronómica sublime. Una vez dominada esta técnica, sentirás orgullo al servir y acompañar pastas, pescados, carnes y verduras con tu impecable e inolvidable salsa bechamel.